02

Posted On 10 diciembre, 2013 By In ENTRETENIMIENTO, Musica And 660 Visitas

¡Ya quita esa música de marihuanos!

¿Por qué te gusta si ni se le entiende? ¿Y esas voces tan del  demonio? ¡Parecen  ánimas en pena! Éste y muchos adjetivos me ha tocado ver que son asignados a la banda islandesa Sigur Rös, quienes, Sí, tienen un estilo bastante particular, como banda de post-rock (que aquí ya los estoy categorizando, lo cual no los  hace completamente únicos ); con elementos de shoegazing y minimalismo.

Aunado a un sonido bastante delicado y la voz de su cantante Jón Þór Birgisson (Jonsi) recuerdo la primera vez que los escuché, estaba en la Universidad, y me  pasaron una copia de su tercer álbum, desde mi perspectiva el más desnudo del  grupo, por así decirlo. En aquel  entonces, habían decidido estrenar en gira antes de grabar todos los temas en estudio, de tal manera que en el momento  de entrar al estudio las canciones habían perdido fuerza y el grupo se sentía aburrido de repetir lo mismo una y otra vez.

Con la ayuda del productor Ken Thomas se le  pudo dar orientación a algunos temas ante los cuales, el grupo había perdido perspectiva, dando como resultado el disco “( )” (2002). Aunque  ya  habían  obtenido  reconocimiento  con  su  anterior trabajo “Ágætis byrjun” (1999); fue en el 2002 con la aparición de “( )” que obtuvieron el  renombre mundial. El álbum comprende ocho canciones sin título, divididas en dos grupos: las primeras cuatro canciones son optimistas, mientras que las cuatro últimas son más sombrías y melancólicas. Debo admitirlo, me trasladó a lugares más lejanos que Islandia, je.

Ahora, en este 2013 lanzan su octavo álbum “Kveikur”, meses después de “Valtari” (2012), y no hacen otra cosa que reafirmar la consolidación que tienen como  grupo. Los seres humanos, al  no  entender, o no  conocer bien  algo, de manera natural  se  protegen  atacándolo, o viéndolo  con desagrado. Quizá Sigur Rös no  sea del agrado general, pero les  invito a darle una escuchada a Kveikur, tranquilos por la tarde (aunque yo lo  disfruto a toda hora) con un té de azahar, o agua helada de menta y limón (con tanto cambio climático una sugerencia no es tan acertada).

Este año estarán por segunda ocasión en México, en el marco de la cuarta emisión del festival de una marca cervecera. Y claro, debo  estar ahí. Para mayor información, su primer álbum fue “Von” en 1997, después “Ágætis byrjun” en 1999, “( )” en  2002, “Takk” en 2005 (De este álbum chequen su  tema  Hoppipolla, es muy ameno y no depresivo, en serio); “Með suð í eyrum við spilum endalaust” (2008), “Valtari” el  año pasado y ahora “Kveikur”. Para que no crean que es así como “la novedad más novedosa de lo nuevo”. También hay Eps, un Cd/DVD en vivo llamado INNI, y  no terminaría. Simple y sencillamente,  se  los dejo de tarea.

Isaac Silva