QUEBRADERO

Posted On 7 noviembre, 2014 By In El Quebradero, SLIDER And 750 Visitas

El Quebradero… Los Roba Chicos o Un gobierno avasallado en las redes sociales

El gobierno de Fernando Toranzo es tan frágil que un soplo de rumores en las redes sociales lo hace temblar. Es tan débil que lo ha desbordado su propia ineficacia y su enorme incapacidad para reaccionar ante la realidad.

Si al gobierno se le pusiera en una caja para la mudanza, habría que protegerlo con algodones, serrín y virutas de madera y colocar un gran letrero que dijera: “manéjese con precaución, se puede romper”.

Fiel a su costumbre de cerrar los ojos a los problemas y de ocultar la cabeza cual avestruz en momentos cruciales, el gobierno de Toranzo fue avasallado en unos cuantos días por  vía de las redes sociales.

Los mensajes acerca del presunto robo de infantes se multiplicaron y se convirtieron en una oleada de información no confirmada pero creíble. Presa del temor, muchos reprodujeron la circulación de esos mensajes para crear una situación de pánico generalizado.

En la fila de padres de familia que esperan a sus hijos afuera de la escuela, en la charla de sobremesa en el hogar, en las reuniones informales y en los cafés; en todos lados hay alguien que muestra su teléfono y dice, “mira es que es cierto, en el face están casos de niños que se han robado”.

Con una semana de esa andanada de información suelta y no verificable, el gobierno de Toranzo dejó ver que cada mes sirve para la menor cosa: Errático, dubitativo, desorganizado, desinformado, descoordinado, el gobierno estatal negó primero la veracidad de la denuncia en redes sociales y horas después se tragó sus propias palabras y se atragantó con los boletines de prensa en los que había afirmado que en San Luis no hay denuncias de robo de niños.

En el colmo de la ineficiencia, se anuncia la alerta máxima y horas después se anuncia que se iniciará el diseño de una estrategia para enfrentar el problema. Típico del gobierno de Toranzo, poner el grito en el cielo y luego encomendarse a Dios a ver qué se le puede ocurrir hacer.

Se ha reconocido que hay dos denuncias por intento de robo de niños, ambas en la capital del estado, a lo que el gobierno municipal asegura lo contrario. A eso le podemos llamar coordinación en la incapacidad e ignorancia.

Esas dos denuncias fueron suficientes para que el gobierno se ponga en alerta máxima, aunque en el fondo no sepan que quisieron decir con eso. Poner a toda la policía estatal, municipal y federal a buscar un auto sedán blanco y una camioneta negra, dista mucho de ayudar a enfrentar la alerta máxima.

Pues bien, el tema de los roba chicos tiene ahora al gobierno en un tris de alcanzar el punto máximo de la histeria colectiva habida cuenta de su falta de tacto para atender el asunto de manera oportuna.

Lo prudente ante un gobierno tan incapaz es que los padres de familia extremen el cuidado de sus hijos, está visto que el gobierno no puede hacerlo con la oportunidad, responsabilidad y profesionalismo que se requiere.

Juan Antonio González