BULLYING

Posted On 11 julio, 2014 By In Reportajes, SLIDER And 704 Visitas

El Bullying… Un grito en el silencio

Una pelota, unas canicas y unas bengalas son sus juguetes, cuando llega no puede apartarse de ellos; pasa horas y horas jugando, uno podría pensar que es un chico normal, pero detrás de esa sonrisa, de esas risas; de esa cara de inocencia se esconde algo que lastima y duele.

Por motivos estrictamente familiares, sólo mencionaremos a este juguetón niño como Luis, tiene 11 años y vive con su abuelita y mamá en una colonia de la vecina Soledad de Graciano Sánchez, hace algún tiempo que Luis prefiere estar en su casa, no quiere ir a la escuela, en principio su mamá pensaba que era típico de cualquier niño de su edad el tener apego a quedarse en el hogar y odiar ir a la escuela, “eso es normal” me dice la señora.

Sentados afuera de su casa, en donde la tranquilidad se respira y el viento se hace sentir en le piel, la abuelita de Luis me dice que su nieto se mostraba callado cuando regresaba de la escuela y sólo se dedicaba a jugar con sus cosas pero cuando llegaba la hora de ir a la escuela ,Luis hacía un tremendo berrinche pues no quería ir, pero lo llevaban a fuerzas a pesar de que llegaba llorando a la escuela.

Finalmente, un día Luis llegó con un ojo golpeado y su mamá le preguntó que había pasado, así Luis empezó a contarles que un niño más grande de su escuela le hacía “carrilla” y lo golpeaba, además de que lo molestaba diciéndole cosas feas. Al cuestionarle desde cuando pasaba eso, Luis contestó que tenía como una semana; inmediatamente la mamá de Luis se presentó a la primaria a denunciar tales hechos y hablar con los padres del niño abusador, todas las partes llegaron a acuerdos y finalmente Luis se libró de esos ataques, su abusador ya no lo molestó más.

Como leemos este caso terminó bien, pero aún Luis recuerda los maltratos y aún tiene ese temor de ir a la escuela, sabe que las vacaciones terminarán pronto y le aterra la idea de volver a vivir una experiencia similar, en todo caso, por el momento eso no le preocupa y sigue jugando con sus juguetes, su mamá sabe que tendrá que estar muy atenta a los estados que su hijo experimente una vez que regrese a la escuela.

De acuerdo con estudios de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, México ocupa el primer lugar internacional en casos de bullying, se indicó que el bullying afecta a 40% de los 18 millones 781 mil 875 alumnos de primaria y secundaria, en instituciones educativas públicas y privadas. En el país ya se han registrado muertes por acoso.

Luis tuvo una experiencia, hasta cierto punto, leve del bullying, pues aquí todas las partes involucradas se pusieron las pilas para evitar algo mayor, pero no siempre es así, recordemos casos en los que los abusadores llegan a tal extremo de lastimar gravemente a sus víctimas, incluso hay casos de niños y niñas que han muerto a causa del bullying, esto a pesar de que los propios planteles educativos han tratado de minimizar los hechos. La realidad es que vivimos en un país con terribles prejuicios sociales que llevan precisamente a cometer tales abusos.

La Comisión Estatal de Derechos Humanos tiene documentados 50 expedientes en trámite de casos de bullying en los primeros cinco meses de este año, de las cuales 24 son entre compañeros, y 26 por personal docente o administrativo de los planteles escolares. Los casos van desde Jardín de niños, primaria, secundaria, bachillerato y universitario, nadie está exento de este tema.

Por ello tiene más valía los que Luis dijo, y que muchos niños abusados no dicen y prefieren callar por las amenazas de sus victimarios, hay casos en los que las víctimas no dicen nada a sus padres hasta que la situación ya es complicada, aunque también hay casos al revés; en los que los abusados se convierten en los verdugos de sus acosadores, simplemente recordemos el caso de los jóvenes asesinados en Guadalajara por haber hecho bullying a un compañero que resultó ser el hijo de un narcotraficante.

Las cifras del bullying en nuestro país son alarmantes, y aunque se han hecho infinidad de campañas para prevenir esta práctica, la realidad es que se ha disparado más, no sabemos realmente cuántos niños son acosados en este momento y que no dicen nada, además con la llegada de las redes sociales ahora se puede hacer el llamado CyberBullying que no es otra cosa que atacar mediante el Internet.

Pero podemos prevenir esto, si como padres nos sentamos a hablar con nuestros hijos, a mostrarles valores, a simplemente escucharlos tendremos una gran parte de la batalla contra el bullying ganada.

Luis está cansado, su abuelita lo carga mientras me dice lo lamentable que es esta problemática actual, se despide y se mete a su casa, pues Luis tiene sueño y se dispone a llevarlo a su cama, mientras se va, observo la pelota y las canicas que se quedaron,  me pongo a pensar en la inocencia que se ha perdido en los últimos años, ahora hay niños que desde temprana edad tienen pensamientos y actitudes perversas, todos los problemas sociales como este tienen una mismo origen: La terrible descomposición social que sufrimos y que sigue pudriendo cada vez más a las personas.

Jorge Torres