QUEBRADERO

Posted On 16 octubre, 2014 By In El Quebradero, SLIDER And 654 Visitas

El Quebradero… De cómo los diputados hacen el ridículo y les gusta contarlo

Los diputados están hechos para hacer el ridículo. No se cansan de ello, pareciera más bien que cuidan hacer el ridículo con mayor frecuencia y con un toque de absurdo con tintes de perfección. Es decir, para hacer el ridículo, no basta con hacer o decir estupideces, sino que hay que saber hacerlas y en eso, los diputados no tienen iguales.

En la sesión ordinaria del pasado lunes se dio entrada a una iniciativa firmada por todos los diputados, según la cual, se pretende incluir en el sistema de pensiones a gobernadores, legisladores, presidentes municipales y regidores.

Incluso en esa iniciativa, se apeló a las Garantías Universales, se citaron leyes internacionales y convenios y se dijo que los electos por el voto tienen derecho a recibir prestaciones sociales que derivan del sistema de pensiones.

Ello, no obstante que un alcalde o regidor o diputado en tres años no pueden generar derechos para pensionarse, pues tres años de probables aportaciones no representan prácticamente nada.

Una iniciativa con toda la forma de un abuso, un abuso más de los diputados acostumbrados a abusar de todo.

Como una de las cualidades negativas de los diputados es la cobardía para defender lo que llegan a promover, basta recordar a Crisógono Sánchez en su etapa de diputado reculador. Resulta que ya se les olvidó que los 27 presentaron la iniciativa y ahora dicen que no la van a apoyar cuando llegue al pleno.

Es decir, lo que hace unos días avalaron, ahora lo desconocen. Mayor ridículo no se puede a menos que te llames Martín y seas hermano del gobernador o que te llames Roberto y seas el vocero del gobernador.

Los diputados convocaron con el cinismo que les es muy familiar a una rueda de prensa y dijeron que tal iniciativa no tendrá apoyo en comisiones.

Lo que hace días les parecía cool, genial, legal, justo y tal,  ahora es algo descabellado e inútil.

Igual que ya muchos ciudadanos hacen al contar los días que le restan al ciudadano doctor Toranzo como gobernador, hay que contar los días que faltan para los diputados se vayan, ojalá y no vuelcan más.

Ante la amenaza que existe de que muchos de ellos soliciten licencia para buscar nuevos cargos, más le valdría al ciudadano recordar sus nombres cuando se los encuentren en las boletas, ignórelos y no les vuelva a dar el voto, ya ve que de han andado de ridículo en ridículo, es algo que no les cuesta hacer.

Juan Antonio González