490607_gasolinazo

Posted On 4 agosto, 2016 By In nacional, NOTICIAS And 335 Visitas

3 escenarios negativos del nuevo gasolinazo en 2016

En 2016 ya se podrán ver con mucha más frecuencia estaciones de gasolina que despachen con una marca diferente de Pemex. Algunas ya se están consolidando en el norte del país, como Oxxo, o trasnacionales como Shell y Exxon.

Lo cierto es que al menos el próximo año la gasolina que sea comercializada seguirá siendo de un mismo proveedor: Pemex. La reforma energética contempla la liberalización completa del mercado de gasolinas hasta 2018.

Ya se dieron los primeros pasos: los precios de las gasolinas Magna y Premium y del diesel fluctuarán con base en una banda establecida. Tomando en cuenta el precio de 13.57 pesos de la Magna de este año, el costo variará más/menos 3%, es decir, no más de 13.97 pesos ni menos de 13.16.

Durante esta transición habrá efectos que podrán resultar negativos para los consumidores. ¿Los precios de la gasolina bajarán? No al menos en 2016. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) ya no aplica incrementos mensuales desde 2015, pero a partir del próximo año habrá un nuevo cálculo del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) dentro del rango de precios. Por este concepto, el gobierno federal espera recaudar más de 220,000 millones de pesos en 2016.

¿Qué pasa si el precio de la gasolina, dependiendo de las variaciones internacionales, se sale de la banda establecida? La ley aprobada este año prevé que se cobren cuotas adicionales. Si esto sucede, los contribuyentes podrían pedir la devolución del sobrecosto mediante una declaración, según Ramses Pech, analista del sector energético de Caraiva y Asociados. El problema es que 60% de la fuerza laboral en el país está en la informalidad, sin posibilidad de reclamar una devolución. Ése sería el segundo efecto negativo.

El 1 de enero de 2016, las gasolineras extranjeras “se van a quitar la máscara, van a empezar a competir con su marca, pero el producto que van a vender será entregado por Pemex”, explica Pablo González, presidente de la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (Amegas). La venta de un solo producto no impulsará una competencia efectiva, asegura, y tampoco da margen a una baja de precios. Ése es el tercer factor negativo.

Nuevo cálculo

El Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a las gasolinas y el diesel fue pensado para igualar los precios de los combustibles de México con los de Estados Unidos, tomando como referencia el precio de la Costa del Golfo del país vecino.

Durante la administración del presidente Felipe Calderón se conoció esta política de incrementos mensuales a los precios como gasolinazos hasta que (en 2015) la Secretaría de Hacienda determinó hacer un solo aumento, fijando la gasolina Magna en 13.57 pesos por litro, la Premium en 14.38 pesos y el diesel en 14.20.

Pero a lo largo del año el costo de la gasolina en México se ha ubicado por encima del de la Costa del Golfo de EU. Por ejemplo, según datos de la Administración de Información de Energía (EIA) en ese país, el costo de la gasolina regular (similar a la Magna de aquí) el 9 de noviembre fue de 9.17 pesos por litro, si se toma en cuenta el tipo de cambio de 16.75 pesos por dólar.

Debido a que aquí la gasolina es más cara que en EU, el IEPS, que era un subsidio, se convirtió en un ingreso extra para el gobierno. De enero a septiembre de 2015, la recaudación de IEPS por gasolinas y diesel fue de 156,093 millones de pesos (mdp), de acuerdo con registros de la SHCP.

Para 2016, el nuevo cálculo del IEPS a las gasolinas será incluido en el precio como una cuota fija: 4.16 pesos por litro para la Magna, 3.52 pesos para la Premium y 4.58 pesos en el diesel.

Este nuevo cálculo del IEPS será incluido dentro de una banda de precios mínimos a máximos, tomando como referencia el precio de la Magna este año (13.57 pesos) más/menos 3%, es decir, en 2016 la Magna no debería costar más de 13.97 pesos ni menos de 13.16 pesos.

La SHCP explicó mediante un comunicado el pasado 29 de octubre, que este nuevo cálculo del IEPS no significa un aumento al impuesto, sino que se busca que esta banda de fluctuación refleje los movimientos de los precios internacionales, en vistas de la liberalización del mercado en 2018.

“De acuerdo con el comportamiento histórico observado, se espera que con una alta probabilidad los precios puedan bajar hacia inicios del próximo año”, agregó la dependencia.

Lo cierto también es que en 2015 el aumento que hizo a estos combustibles fue de 1.9%, mientras que en 2016 puede ser hasta de 3%, dependiendo de la fluctuación.

Ramses Pech, analista de Caraiva y Asociados, comenta que si se hacía la liberalización completa en 2016, el gobierno federal se habría quedado desprotegido de esos ingresos que le provee el IEPS.

“Lo que está haciendo la SHCP en estos últimos años de gestión es calcular una fórmula o adecuación para no eliminar esos ingresos”, dice el especialista, y agrega que para 2018, la dependencia deberá pensar en una nueva estrategia de recaudación en función a los volúmenes consumidos y el aumento del parque automotriz para la próxima década.

Fernando Ramones, investigador de Energía y Finanzas Públicas del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), coincide en este sentido: “Ahora, con la cuota fija, el gobierno evita ese problema y va a tener recaudación de cada litro que se consuma en el país.”

En promedio en el país se venden 100 millones de litros de Magna al día, 23 millones de Premium y 60 millones de diesel, según la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (Amegas), con datos de Pemex de enero a abril de 2015.

Lo que espera recaudar el gobierno federal son 223,522 millones de pesos (mdp) por concepto de IEPS a combustibles. Esto constituye casi 5% de los 4.7 billones de pesos (millones de millones) de la Ley de Ingresos 2016.

¿Y si el precio real se sale de la banda?

La sobreoferta de petróleo deprimió los precios internacionales de crudo y abarató la gasolina en EU, y no se espera que éstos repunten en el corto plazo.

El artículo quinto transitorio, fracción III, de la minuta que reforma, adiciona y deroga diversas disposiciones del ISR y el IEPS establece que “cuando los precios máximos al público de las gasolinas y el diesel sean superiores al valor máximo de la banda o inferiores al valor mínimo, la SHCP podrá establecer cuotas complementarias y temporales.”

Fernando Ramones, del CIEP, dice que se tienen que mantener los precios dentro de la banda porque así lo declararon, “pero hablando del precio real, hay dos factores que pueden determinar el precio de las gasolinas: uno es el de referencia de la Costa del Golfo de EU, que depende del petróleo, y también está el tipo de cambio, otro factor”.

Ramses Pech, de Caraiva y Asociados, asegura que si por decreto la gasolina Magna no debería rebasar los 14 pesos durante 2016, los contribuyentes podrían pedir la devolución del sobrecosto en el precio derivado de las cuotas que aplique la SHCP, en caso de que el precio del mercado lo establezca.

“Supongamos que si la gasolina es máximo de 14, y el precio llega a estar en 15.5 o 16, eso te lo tiene que deducir la SHCP, siempre y cuando se haga declaración de lo consumido. Pero ese sector que está en la informalidad (que no paga impuestos) va a tener que pagar la gasolina como está.”

En el hipotético caso de que los costos de los combustibles rebasaran lo establecido, las personas que trabajan en la economía informal serían las más afectadas al no poder comprobar el consumo.

Cerca de 60% de los trabajadores en México se desempeñan en empleos informales, una de las tasas más altas en América Latina, mientras que en los tres estados más pobres del país (Oaxaca, Guerrero y Chiapas) la informalidad llega hasta 80%, de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), con datos del Inegi de 2013. Estas zonas serían afectadas por un eventual sobrecosto porque las refinerías no producen suficiente gasolina “y habrá que ver si sale económico llevar gasolina importada a estas zonas.”

Ramses Pech considera que de esta forma el gobierno federal buscaría reducir la informalidad, ya que quienes no estén dados de alta ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT) tendrán que hacerlo si quieren recuperar ese sobrecosto, en caso de que ocurra. “Esto influye en un mercado abierto de recuperación de costos para personas físicas o morales.”

¿Competencia y precios bajos? No en 2016

En 2016, los gasolineros podrán vender combustible bajo una marca distinta de Pemex, pero la gasolina será la misma en todos lados: Pemex será por un año más el único proveedor.

“Hasta el 31 de diciembre de 2016 únicamente se podrán otorgar permisos para la importación de gasolinas y diesel a Petróleos Mexicanos o sus empresas productivas subsidiarias”, dice el artículo 14 transitorio, sección II, de la Ley de Hidrocarburos.

En septiembre pasado, Pemex produjo en promedio 356,646 barriles diarios de gasolina y 263,109 de diesel, de acuerdo con datos del área de Refinación de la empresa estatal, mientras que durante el mismo mes importó 431,738 barriles diarios en promedio y 145,779 de diesel.

El hecho de que los hidrocarburos vengan de un solo proveedor no incentivará una competencia efectiva entre las estaciones de combustible, destaca Pablo González, presidente de la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (Amegas).

“La competencia se da en la calidad de gasolinas. En México sólo hay dos: si no hay competencia de producto, no hay competencia efectiva. Es lo que va a pasar, (Pemex) no está preparado para ofrecer más gasolinas. Habrá que esperar hasta 2017 para importar.”

Ramses Pech coincide en que los comercializadores serán los más afectados en 2016. “Por el momento, Pemex es el único productor que tenemos en el país con sus refinerías, pero no van a competir con gasolinas con un mejor octanaje o volumen. Ése va a ser un problema.”

Por esto, Pablo González, de Amegas, descarta que puedan bajar los precios en 2016. “Si el precio va para abajo tenemos un deterioro porque cobramos un porcentaje sobre el precio al público.”

Actualmente, el margen comercial de una gasolinera es de 6.5% de cada litro vendido de Magna, es decir, 90 centavos. Pero si se restan los gastos de operación como sueldos, prestaciones, mantenimiento, administración y el pago de ISR, queda sólo una utilidad de 20 centavos por litro vendido. Si se venden 400,000 litros mensuales en una estación, la utilidad neta es de 80,000 pesos.

“Esto hace imposible bajar los precios de las gasolinas y el diesel, porque provocaría cierre masivo de gasolineras, por ser incosteable”, argumenta el organismo.

Otro riesgo que ve Amegas es que más de 11,000 estaciones de servicio se vean amenazadas por el nacimiento de nuevos oligopolios. Por ejemplo, en Monterrey, Nuevo León, Oxxogas, de FEMSA, y Petromax, de 7 Eleven, tienen 60% del mercado.

Según Pablo González Córdova, en Estados Unidos el regulador no permite que un agente económico tenga más de 16% del mercado en una región. “En 76 años cambiamos de un monopolio, que si no está regulado, se convertirá a un oligopolio”, agrega el directivo, quien espera que la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) pueda establecer las condiciones necesarias para competir.

Del 13 de agosto al 29 de octubre, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) ha otorgado 6,794 permisos de estaciones de servicio, entre éstos a Petromax y Servicios Gasolineros de México SA de CV (Oxxogas).

En los primeros pasos para la liberalización del mercado de gasolinas, por ahora se ve un solo ganador… Y no son los consumidores ni los vendedores.